Evangelio del día 10 de marzo 2019

Evangelio del día 10 de marzo 2019

)En aquel tiempo, Jesús, lleno de Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y era conducido por el Espíritu en el desierto, durante cuarenta días, tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días y, al cabo de ellos, sintió hambre. Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan». Jesús le respondió: «Esta escrito: ‘No sólo de pan vive el hombre’». 

Llevándole a una altura le mostró en un instante todos los reinos de la tierra; y le dijo el diablo: «Te daré todo el poder y la gloria de estos reinos, porque a mí me ha sido entregada, y se la doy a quien quiero. Si, pues, me adoras, toda será tuya». Jesús le respondió: «Está escrito: ‘Adorarás al Señor tu Dios y sólo a Él darás culto’». 

Le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el alero del Templo, y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo; porque está escrito: ‘A sus ángeles te encomendará para que te guarden’. Y: ‘En sus manos te llevarán para que no tropiece tu pie en piedra alguna’». Jesús le respondió: «Está dicho: ‘No tentarás al Señor tu Dios’». Acabada toda tentación, el diablo se alejó de Él hasta un tiempo oportuno.

Lc 4,1-13

Comentario del evangelio del día por San Francisco de Sales:

Cristo sufrió y murió antes de resucitar. El camino ya está trazado. Fue el mismo que recorrió San Francisco, y es el mismo que tenemos nosotras por delante, no hay otro. Los discípulos camino de Emaús se decían: ¿Cómo puede ser posible que Jesús, el profeta poderoso en palabras y obras haya sido condenado a muerte y crucificado? Y qué les dijo el Señor?: Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que le dijeron los profetas! ¿No era necesario que Cristo padeciera eso para entrar así en su gloria? (Jn. 24). Del mismo modo nosotras en nuestro diario caminar podemos decirnos: ¿Cómo puede ser posible que me cueste tanto el trato con tal persona? ¿Cómo puede ser posible que me cueste tanto la dulzura, la amabilidad, o cualquier otra virtud? ¿Cómo es posible que tal situación no cambie? ¿Cómo es posible que siga cayendo en el mismo pecado? Pero Jesús hoy nos dice lo mismo que dijo a aquellos caminantes, y nos lo dice dándonos el ejemplo de alguien para quien lo imposible se hizo posible en Cristo, que le fortaleció. Que nuestro corazón no sea tardo en tomar conciencia de que no podemos llegar a la tierra prometida sin pasar por el desierto. Nos dice San Francisco: “Si seguimos a Jesucristo, correremos continuamente en pos de Él, que no se detuvo jamás, antes bien, continuó la ruta de su amor hasta la muerte y muerte de cruz.”

También nos dice que la práctica de las virtudes en la religiosa, se lleva a cabo en el silencio de una vida escondida, una vida puesta al descubierto solamente ante su Divino Esposo. “A imitación de Nuestra Señora y de San José, debemos encerrar nuestras virtudes y todo lo que pueda ganarnos la estima de los hombres, contentándonos con agradar a Dios, y permaneciendo bajo el sagrado velo de la abyección de nosotros mismos, en espera de que Dios, cuando venga, para levarnos al lugar de la seguridad, que es la gloria, haga que se manifiesten nuestras virtudes por su honor y por su gloria.”

Tu donativo hace posible nuestra labor apostólica. Necesitamos que sigas ayudándonos con tu oración y si es posible con un pequeño donativo mensual o puntual. Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.