Evangelio del día 12 de Septiembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 6,20-26)

Según la narración de Lucas, Jesús se dirige a los pobres a secas, a los que pasan hambre y lloran en su miseria y su angustia. No son los pobres “de espíritu” sino los que soportan las peores penurias. A ellos se les promete un premio celestial abundante y pueden saberse especialmente amados por el Padre. Pero al mismo tiempo se dirige a los ricos, cómodos y satisfechos, diciéndoles “¡ay de vosotros!”. Su conversión no puede quedarse en lo íntimo del corazón. Debe llevarles a cambiar también su actitud ante las posesiones y ante el propio bienestar. No hay esperanza alguna en el poder mundano, porque esas glorias terrenas nada valen a los ojos de Dios y terminarán dejando el corazón sumido en la angustia y el vacío: “¡ay de vosotros!”.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.