Evangelio del día 17 de Octubre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 11,42-46)

Jesús era durísimo con los fariseos. Los definía como sepulcros que no se ven, de modo que uno pasa por encima sin advertir que pisa huesos de muertos. Cuidaban mucho la apariencia, para lograr que los demás los consideraran santos y terminaran cayendo en sus redes. Jesús les recordaba que las cosas que importan son la justicia y el amor a Dios. Algunos se enredaban tanto en el cumplimiento de preceptos secundarios que olvidaban lo que más agrada al Señor: ser justos con el prójimo y amar realmente a Dios. Ahí está nuestro gran ideal de vida. Luego, Jesús se dirigió a un maestro de la Ley, dedicado a enseñarlo que hay que hacer, y le pidió que no atara cargas pesadas sobre los hombros ajenos. Meditémoslo con cuidado.

 

 

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.