Evangelio del día 18 de diciembre 2018

En nuestros corazones contemplamos los personajes del Belén, mientras preparamos el pesebre de nuestro corazón. Hoy nos detenemos en José. Él estaba comprometido con María y, cuando se enteró de su embarazo, sabía que ese hijo no era suyo. Lo que correspondía según las tradiciones era denunciar públicamente que ella lo había engañado. De ese modo, María estaba condenada a morir apedreada. ¿Cuál fue la reacción de José? Decidió abandonar a María en secreto. Así la protegía generosamente. Pero lo perdía todo y quedaba ante los ojos de la sociedad como un hombre despiadado que abandonaba a su mujer embarazada. El texto quiere mostrar que la maternidad de María era obra del Espíritu Santo, pero al mismo tiempo permite valorar esa nobleza del buen José, capaz de renunciar a sí mismo para cuidar a otros.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.