Evangelio del día 22 de Noviembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 19,41-44)

Es conmovedor ver a Jesús llorando. Lloró por la ceguera de Jerusalén, que no era capaz de reconocer todo lo que Dios le estaba ofreciendo. La ciudad no tenía paz, pero tampoco podía descubrir cómo conseguirla. Por eso Jesús, llorando, hizo un último intento para mover los corazones: “¡Si entendieras siquiera en este día lo que puede darte paz!”. Pensemos que algo semejante le puede ocurrir a Jesús frente a cada uno de nosotros cuando ve que no reconocemos la visita de Dios y nos empeñamos en encerrarnos en la tristeza, en el resentimiento, en los lamentos. Pero Él está allí para enseñarnos el camino de la paz. ¡Cuánto nos ama! Este es uno de los textos donde mejor descubrimos el corazón humano de Jesús, capaz de estremecerse por nuestra miseria.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.