Pedid en mi nombre al Padre – Sermón de San Francisco de Sales

Pedid en mi nombre al Padre – Sermón de San Francisco de Sales

Pedía en mi nombre al Padre – Sermón de San Francisco de Sales:

Cuando Tobías se sintió anciano, queriendo poner en orden sus asuntos mandó a su hijo ir a Ragés para cobrar una suma que le debían. Para ello, le entregó un resguardo con el cual no se le podía negar su dinero. Así debemos hacer nosotros cuando queremos pedir al Padre Eterno su Paraíso, el acrecentamiento de nuestra fe, su amor, todo lo cual nos quiere Él dar con tal de que presentemos el recibo de parte de su Hijo, es decir, que le pidamos siempre en nombre y por los méritos de nuestro Señor.

Este buen Maestro nos ha mostrado el orden que es preciso tener en nuestras peticiones mandándonos decir en el padrenuestro: Santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad.

San Francisco de Sales nos dice que debemos, pues, pedir en primer lugar que su nombre sea santificado, es decir, que sea reconocido y adorado por todos los hombres; a continuación, debemos suplicar lo que nos es más necesario, a saber, que venga a nosotros su Reino, que podamos ser ciudadanos del cielo. Y después, que se haga su voluntad.

Después de estas tres peticiones añadimos: Danos hoy nuestro pan de cada día. Jesucristo nos hace decir: Danos hoy nuestro pan de cada día, porque bajo el nombre de pan están comprendidos todos los bienes temporales. Debemos ser muy sobrios en pedir estos bienes de aquí abajo, y deberíamos temer mucho al pedirlos porque no sabemos si nuestro Señor nos los dará en su cólera. Por eso, los que piden con perfección piden muy poco de estos bienes porque permanecen ante Dios como niños ante su padre, poniendo en Él toda su confianza; o bien, como un criado que sirve bien a su amo, pues no va todos los días a pedirle su paga, pero sus servicios piden suficientemente por él.

Muchas gracias por tu atención y por haber leído este artículo hasta el final, solo me queda pedirte que ores por el sueño de Tekton, el Hogar de San José. Estamos intentando abrir este hogar, que pretende ser un hogar de misericordia, para ayudar a las personas necesitadas, un hogar para acoger a los pobres y darle los medios para encontrar un trabajo, una estabilidad. Pero además que el paso por este hogar signifique un encuentro con Cristo, un acercamiento a la vida de la gracia de Dios. Por todo ello, te pedimos oraciones para que este hogar sea una realidad, y te informes de este hogar y si puedes ayudarnos, no solo con tus oraciones, qué es lo más importante, sino también con tu donativo. Muchas gracias y que Dios te bendiga.

 

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.