Santo del día 11 de marzo: Santos Vicente y Ramiro

Siglo VI En el siglo VI los arrianos predominaban en Galicia (España).

San Vicente era abad del monasterio de San Clodio, en la ciudad de León.

Los herejes pretendieron que Vicente abrazara la herejía, pero este, después de proclamar su fe y atacar la herejía, afirmó que estaba dispuesto a derramar su sangre, si fuera necesario, antes que abjurar de su fe.

Los arrianos le azotaron y lo encarcelaron, pero él se sentía dichoso por padecer a causa de Jesucristo.

Ante su firmeza, fue condenado a muerte. Dicha sentencia se ejecutó a la puerta de su monasterio, como ejemplo para los demás monjes.

El santo abad murió confesando su fe en la divinidad de Jesucristo.

Los arrianos decidieron continuar lo que habían empezado, con el resto de monjes.

Ramiro había sucedido como superior del monasterio a San Vicente, y dirigiéndose al resto de los monjes les pidió que los que se sintieran fuertes permanecieran junto a él para alcanzar el martirio, y a los demás que se ocultaran en los montes.

Quedaron doce religiosos con Ramiro, retirados en oración a la espera de la corona que se les avecinaba. Cuando llegaron los arrianos comenzaron a cantar el símbolo niceno, poniendo especial énfasis en las palabras relativas a la divinidad de Jesucristo.

Los herejes acabaron con todos a cuchilladas. Ramiro y sus compañeros se reunieron con Vicente, para recoger la corona del martirio que les era debida.

Tu donativo hace posible nuestra labor apostólica. Necesitamos que sigas ayudándonos con tu oración y si es posible con un pequeño donativo mensual o puntual. Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.