10 consejos del Padre Pio para la lucha espiritual

10 consejos del Padre Pio para la lucha espiritual

A continuación te quiero dar algunos consejos para la batalla espiritual, extraídos de los pensamientos del Padre San Pio de Pietrelcina. La obra de la santidad en nuestras vidas es la obra más importante, fracasar en esto es fracasar en la vida, por ello no podemos improvisar debemos tener un plan inspirado en la Palabra de Dios, guiado por un director espiritual. Aquí te presento estos consejos que te pueden ayudar a luchar contra el hombre viejo.

a. Es necesaria la batalla del espíritu.

El padre Pio nos recuerda en sus cartas que la vida en este mundo es un campo de batalla, y que en el paraíso recibiremos el premio. Este mundo solo es una prueba, el premio lo recibimos en el cielo. En estos momentos vivimos en el exilio, pues desde nuestro bautizo somos ciudadanos del cielo, patriotas del cielo. El demonio es un León rugiente buscando a quien devorar. El objetivo del demonio es claro, acabar con la obra de Dios en nuestra alma, y la obra de Dios en nuestra alma es la Salvación, es Jesucristo. El demonio quiere oscurecer esa imagen de Cristo que nos viene por la gracia, y lo hace con el pecado, con el vicio, nosotros debemos luchar contra el pecado, pero nuestra lucha será vana sino recurrimos a la fuente de la gracia que son los sacramentos.

b. El Santo Rosario nos ayudará en esta batalla espiritual

Tenemos una ayuda muy grande en el Santo Rosario, nos insistía muchas veces San Pio de Pietrelcina. Debemos estar siempre agradeciendo a Maria porque ella nos trajo a Jesús, por ella Jesús vino a este mundo. La mejor forma de agradecer a María es el Santo Rosario rezado y meditado cada día.

c. No debemos temer el ser humildes

La humildad y la pureza, nos dice el padre Pio, son las alas que nos llevan al cielo, por ello no tenemos que tenerles miedo, ella nos elevan hasta lo alto.

d. El éxito no será al momento

La vida espiritual es el trabajo de una vida, no se vencen todos los vicios en un día, en un instante. La santidad es la obra de una vida, pero no es nuestra obra, es la obra de Dios en nuestra alma. Y Dios le gusta trabajar con las almas de sus amigos poco a poco, paso a paso, Dios no hace santos de forma industrial, sino que los modela de uno en uno, gastando tiempo y amor en cada alma.

e. Tu felicidad o tu infelicidad no es el centro de TODO

Uno de los enemigos de la vida espiritual son los sentimentalismos. Cuidado con los sentimientos. Me explico, los sentimientos son buenos, evidentemente, el problema es cuando los sentimientos toman los mandos de nuestra vida, cuando ellos son los que tienen todo el peso de decisión. No podemos permitir que los sentimientos, que son volátiles, guíen nuestra vida espiritual. La santidad es una batalla contra el hombre viejo, que es el hombre del vicio, del pecado, y vencer esto requiere un corazón enamorado de Dios, no es suficiente con unos buenos sentimientos, porque en ocasiones los sentimientos estarán en orden de batalla, y nos será más fácil el combatir; en otras ocasiones, nuestros a nuestros sentimientos no les apetecerá luchar contra nuestro pecado, pero el corazón deberá estar afincado en Cristo y no dejarse llevar en ese momento por el sentimiento, sino por el corazón y la recta razón.

f. Desconecta la pantalla

Desconecta la televisión, el facebook, las redes sociales y abre un libro espiritual, nos aconseja el Padre Pio.

g. Atiende a la Santa Misa

No debemos olvidar que la Santa Misa es la actualización del sacrificio de Cristo en la cruz. Atendamos a la misa, nos decía el Padre Pío. En muchas ocasiones en algunos lugares la Santa Misa ha quedado desfigurada y se ha transformado en un festival con teatros y cantos que nos distraen de lo verdaderamente importante y es que cuando estamos en misa estamos realmente en el calvario con la Virgen Maria, las santas mujeres y San Juan. No podemos hacer de la misa una fiesta mundana, la misa es una fiesta, pero una fiesta divina, las fiestas de Cristo no son como las de este mundo, en la fiesta de la misa, recordamos que Cristo nos hermana a todos con la sangre de su sacrificio, nos redime y nos salva a todos con el acto supremo de obediencia al Padre, no profanemos lo más santo y divino que tenemos en la tierra.

h. Sobre todo disciplina

El padre Pio nos recuerda la importancia de la disciplina en nuestra vida espiritual, para luchar contra nuestros vicios y pecados. Luchar contra estos, es sacar las piedras del camino para que la gracia germine copiosamente en nuestra alma.

i. Ánimo, no decaigas

Si caemos una y otra vez no nos desanimemos, Cristo nos quiere humildes y mansos de Corazón, y quiere que entendamos que la obra de la Santidad en nuestra alma es suya, y no nuestra, por eso no decaigas, mucho ánimo.

j. Compromiso con Cristo, Él nunca falla

Confía en el Señor con todo tu corazón y no te fíes de tu entendimiento. Sirvamos al Señor con todo nuestro corazón, Él siempre nos dará el ciento por uno.

Marcos Vera Pérez
twitter: @MarcosVeraPrez1

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.