Como puedes convertirte en Hijo Espiritual del Padre Pio

Como puedes convertirte en Hijo Espiritual del Padre Pio

La misión del Padre Pio sigue vigente, mientras vivía este santo sacerdote tuvo muchos hijos espirituales, a éstos formaba y protegía. Después de la muerte del padre, sus hijos espirituales siguen creciendo. El Padre Pio es uno de esos hombres extraordinarios que el Señor envía de vez en cuando a la tierra para convertir a las almas, decía el papa Benedicto XVI.
EL COMIENZO DE LOS HIJOS ESPIRITUALES
En Julio de 1916 el Padre Pio ya contaba con un pequeño grupo de hijos espirituales, en un principio eran sobre todo mujeres, estas mujeres nos cuentan que empezó a formarlas a partir de conferencia, el padre Pio las trataba como si fueran miembros de su familia.
Una de estas hijas espirituales era Nina Campanile, ella menciona a las 12 primeras hijas espirituales, el padre les enseñaba que debían tomar la comunión a menudo, pero que no lo hicieran si estaban en pecado mortal. Con su instrucción y meditaciones, y la exhortación a la oración mental las inducía a reflexionar y comprender las verdades cristianas. Una de las grandes lecciones del Padre Pio era sobre el valor salvífico del sufrimiento por amor a Jesús. Les insistía mucho en la devoción al Angel de la Guarda, las súplicas a la Virgen de Pompeya, la devoción a la Virgen del Carmen, a Santa Ana, a la Asunción de la Virgen y a San Miguel Arcángel y en especial las devociones de Navidad y de la Epifanía.
REVELACIONES DE NINA CAMPANILE
Nina Campanile, una maestra de primaria de San Giovanni Rotondo, conoció al Padre Pio en 1916, y rápidamente se transformó en una de sus primeras hijas espirituales. Ella fue la primera persona que vio los estigmas del Padre Pio. Nina Campanile nos habla de hechos sobrenaturales que le sucedieron durante su vida junto al padre Pio.
Ella cuenta que su madre estaba preocupada sobre el destino de su hijo menor, que había muerto en la guerra, Nina consultó al Padre Pio y el santo le contestó: Si la misericordia de Dios dependiera de lo que piensas, todos los hombres estarían en el infierno. Él estña salvado y necesita oraciones.
También nos explica que durante el primer año de existencia del grupo de las hijas espirituales su madre cayó enferma con fiebre alta. Los médicos intentaron curarla con todo tipo de tratamientos, pero no acertaban con el diagnóstico y su cura. Consultó al Padre Pio y este le dio el diagnóstico correcto, su madre tenía un caso grave de malaria.
En febrero de 1918 su hermana sufrió una fuerte caída, perdió el conocimiento y los médicos le diagnosticaron graves contusiones internas que le provocarían la muerte en pocas horas. Nina corre al convento para hablar con el padre Puo y éste le dijo: Esto es solo Dios que la está probando, pronto será sanada. Esa noche estaba en la habitación del hospital, alrededor del lecho de su hermana inconsciente, junto con una amiga, cuando de repente la amiga le dice que el Padre Pio estaba presente. Nina le pregunta dónde está, puesto que no lo veía, y la amiga le contesta que está presente en espíritu. ¿Cómo sabes que es el Padre Pio?, pregunta Nina, porque esta vestido de capuchino, contesta la amiga. Relata que se acercó a la enferma, que dijo pobre niña, y permanece a su lado unos 10 minutos. Después de estos su hermana recobró el conocimiento y comenzó a hablar, diciendo que se sentía mejor. Todo esto sucedió a las ocho de la noche.
Al día siguiente Nina fue al convento y le preguntó al Padre Pio a qué hora había ido a ver a su hermana al hospital, el padre contesto a las 8 de la noche.

La regla de los cinco puntos del Padre Pío:

El Padre Pio recomendaba a sus hijos cinco puntos para vivir una vida santa, y así poder llegar a la cima celestial. En estos cinco puntos estaba como cabecera la Confesión.
I – Confesión semanal:
“La confesión es el baño del alma. Tienes que ir al menos una vez a la semana. No quiero que las almas se mantengan alejadas de la confesión más de una semana. Incluso una habitación limpia y no ocupada recoge polvo; regrese después de una semana y verá que se necesita quitar el polvo de nuevo”.
II – Comunión diaria:
“Es muy cierto, no somos dignos de tal regalo. Sin embargo, acercarse al Santísimo Sacramento en estado de pecado mortal es una cosa, y considerarse indigno es otra muy distinta. Todos nosotros somos indignos, pero es Él quien nos invita. Él es quien lo desea. Humillémonos y recibámoslo con un corazón contrito y lleno de amor”.
III – Examen de conciencia cada noche:
Alguien le dijo al Padre Pio que pensaba que un examen de conciencia cada noche era inútil, porque él sabía lo que era el pecado, ya que lo cometió. Ante esto, el Padre Pío contestó:
“Eso es muy cierto. Pero cada comerciante experimentado en este mundo no sólo mantiene un seguimiento durante todo el día de si ha perdido o ganado en cada venta. Sino que por la noche, él hace la contabilidad del día para determinar lo que debe hacer al día siguiente. De ello se desprende que es indispensable hacer un riguroso examen de conciencia, breve pero lúcido, todas las noches”.
IV – Lectura Espiritual Diaria:
“El daño que viene a las almas de la falta de lectura de libros sagrados me hace estremecer. Lo que el poder espiritual de la lectura tiene que dar lugar es a un cambio de rumbo, y hacer que incluso la gente del mundo entre en el camino de la perfección”.
V – Oración Mental dos veces al día:
“Si no tiene éxito en meditar bien, no deje de hacer su deber. Si las distracciones son numerosas, no se desanime; haga la meditación de la paciencia, y todavía se beneficiará. Decida sobre la duración de su meditación, y no deje su lugar antes de terminar, incluso si tiene que ser crucificado. ¿Por qué se preocupa tanto porque no sabe cómo meditar como le gustaría? La meditación es un medio para llegar a Dios, no es un objetivo en sí mismo. La meditación tiene como objetivo el amor de Dios y al prójimo. Ame a Dios con toda su alma y sin reserva, y amará a su prójimo como a usted mismo, y usted tendrá la mitad cumplida de su meditación”.

Como ser hijo espiritual del Padre Pío Hoy:


Fray Modestino de Pietrelcina, un hermano del convento, recibió del Padre Pio el encargo de dirigir a sus hijos espirituales. En el libro Fra Modestino da Pietrelcina, testigo del Padre, Modestino cuenta que le dijo al Padre Pio durante una confesión Padre, me gustaría asumir, como sus hijos espirituales, a todos aquellos que se comprometen a recitar todos los días un rosario y celebrar una santa misa según sus intenciones de vez en cuando. ¿Puedo hacerlo, o no? El Padre Pio le contestó: ¿Y puedo renunciar a este gran beneficio? Haz lo que me pides y te ayudaré. Incluso más adelante le diría Hijo mio, amplia tanto como puedas el número, porque se benefician más ellos mismos que Dios. Diles que les entrego todo mi corazón, siempre que sean perseverantes en la oración y en el bien. Y finalmente unos días antes de su muerte el Padre Pio se quitó el rosario que llevaba habitualmente en la muñeca, se lo dio a Fray Modestino y le dijo Te encomiendo el Santo Rosario. Divúlgalo entre mis hijos. A partir de ahí los hijos espirituales del Padre Pio se reunieron todas las noches ante la tumba del Padre Pio en San Giovanni Rotondo, para recitar el santo rosario.
Fray Modestino diría posteriormente Todos aquellos que, desde sus hogares, se unan a la oración que el Padre prefería, de 21 a 21.30, y ocasionalmente hagan una Santa Misa según las intenciones del Padre Pio, pueden convertirse en sus hijos espirituales. Lo aseguro bajo mi responsabilidad personal.
Fray Modestino murió en el año 2011 pero los grupo de oración del Padre Pio continuaron expandiéndose. Puedes obtener más información sobre estos grupos de oración en este sitio padrepiogroup.com

También te puede interesar leer este artículo sobre el mejor libro del Padre Pío en 2019

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga. 

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.