El trampolín del pecado y la gracia de Dios

El trampolín del pecado y la gracia de Dios

Que no somos nada y que nada podemos sin Dios es un hecho tan palpable como que aunque no veo el viento veo como este hace mover las hojas de los árboles y por ello se que existe aunque sea invisible.

La gracia de Dios se le parece porque aunque no la vemos, actúa y además deja la huella en el hombre por el que pasó. Esta puede quedarse o irse todo dependerá del individuo que la recibe.

El árbol es una imagen muy buena para compararla con la gracia de Dios, ya que el árbol en su humildad deja que el viento baile a su alrededor sin oponer resistencia. El viento sube, baja, revolotea en la copa del árbol, acaricia sus ramas y baila armoniosamente con el árbol sin que este haga nada para detenerlo, a veces lo empuja de aquí para allí pero este no se inmuta.
Si nosotros fuéramos como el árbol nuestra vida sería de lo más sencilla. La gracia de Dios sería en nosotros este viento que galopa con toda su libertad en nuestro interior.

Sin embargo el hombre opone muchas resistencias a Dios y su gracia. Por culpa de su pecado la gracia muchas veces apenas llega rebota como una pelota contra un muro. Aún así Dios en su misericordia tiene siempre dispuesta la gracia como si bastara oprimir un botón.

Para tener acceso a este botón de forma ilimitada deberemos hacer varias cosas. Estas cosas que haremos nos brindarán la oportunidad de acceder a la gracia de Dios siempre que queramos.

El trampolín del pecado es todo aquello que hacemos que nos lleva al pecado. Son lo que yo llamo puertas que nos conducen a la habitación del pecado que es ese lugar espantoso en el que pecamos. A Dios debemos pedirle la gracia de ver lo espantoso que es el pecado quizás con esa horripilante visión dejemos de pecar.
La puerta que lleva a esta habitación podría estar siempre cerrada. Esto se hace no negociando con la tentación, en cuanto nos ponemos a hablar con la tentación estamos ya poniendo la mano en el picaporte. No hay ni que mirar el pomo de la puerta, hay que evitar a todo cuesta el poner sus ojos en él.

El problema es que cuando hay una tentación esta puede llegar a ser muy muy fuerte y hacernos caer. Es comprensible pero la gracia de Dios es mucho más grande, hay que pensar que la gracia de Dios está en un pozo lleno de ella y que nosotros como si de agua se tratara pudiéramos ir siempre a beber allí. Cuando la tentación es super fuerte hay que orar para mantenerse a toda costa en la gracia de Dios. Hay que rezar en ese momento como si te fuera la vida en ello. Si resistes crecerás en virtud y lo mejor de todo es que te habrás mantenido en gracia de Dios. Cuando esto me pasa a mi me pongo a rezar el rosario pidiéndole a la Virgen María que me libere de la tentación. Después de un rosario o dos todo vuelve a la calma y sigo como si nada pero muy agradecido a Dios de que se que fue él quien me sostuvo, no fueron mis fuerzas sino las suyas porque fuerte soy en mis debilidades, su gracia me basta.

No te conformes en vivir en pecado, no te aposentes en él. No es tu estado natural, aunque si sea tu condición porque todos somos de condición pecadora. Nuestro estado natural debe ser la gracia en la que nuestro corazón estalle de felicidad y paz de saber que la gracia que nos sostiene es como estar en la palma de Dios.

Es vital reconocerse pecador y pobre, incapaces de gobernar nuestras vidas sin pecar. Dios quiere un corazón quebrante como cita el salmista y que solemos escuchar durante el tiempo de cuaresma: “El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido”. Salmo 51.17

Es la clave de la gracia, el corazón quebrantado es el que colma la gracia. Un corazón como este que no se entristece de su pobreza ni huye de ella es el corazón al que Dios no se puede resistir.

Un corazón que pone todas sus esperanzas en Dios es un corazón colmado por la gracia de Dios.

Sobre el autor de este artículo: Me llamo Marc soy un Joven de san José de Barcelona y trabajo en la web de Tekton.

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Rebajas
El Santo: La revolución del padre Pío (Fuera de Colección)
  • José María Zavala
  • Editor: Ediciones Temas de Hoy
  • Edición no. 1 (03/13/2018)
  • Tapa blanda: 432 páginas


Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.