Evangelio del día 1 de Diciembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 21,34-36)

Cuando los vicios endurecen el corazón y lo distraen, sólo vemos eso que nos esclaviza. La mente no está despierta y el corazón no está abierto para reconocer al Señor y dejarle entrar. Pero este evangelio también menciona las “preocupaciones de esta vida”, que pueden asfixiarnos. De tal manera que ya no escuchamos la voz del Señor cuando está llegando, cuando nos está llamando, cuando nos está hablando. Porque hay personas que se sienten muy sanas, puesto que no tienen un vicio que las domine. Sin embargo, se dejan obsesionar de tal forma por las preocupaciones de la vida, que ya no hay lugar para el encuentro con Dios. Todo les parece importante, grave, urgente, como si Dios no fuera lo más importante, como si no fuera urgente abrirle el corazón.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.