Evangelio del día 6 de Octubre 2018

Evangelio del día 6 de Octubre 2018: (Lc 10,17-24)

Vemos a Jesús lleno de alegría. No es una euforia psicológica, sino el gozo del Espíritu Santo. El motivo de esa alegría es que los más pequeños y sencillos reciben su mensaje y captan los misterios más profundos del amor de Dios. Y Jesús se goza porque es su Padre amado quien les manifiesta esas cosas que permanecen ocultas para los sabios de este mundo. Así podemos comprobar que en el corazón de Jesús ocupaban un lugar especial los pobres, los simples, los despreciados, los que no se consideran más sabios que otros. Jesús se alegraba porque unos humildes pescadores se convertían en discípulos suyos y triunfaban sobre las fuerzas del mal. Ellos, con simples palabras, transmitían una sabiduría divina que los poderosos de su tiempo no podían alcanzar. ¿Lo hacemos también nosotros?

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.