Evangelio del día 7 de Octubre 2018

Comentario del evangelio del día: (Mc 10,2-16)

Jesús cuidaba la fidelidad y la estabilidad matrimonial. Él consideraba el matrimonio como un valor que hay que proteger con mucho cuidado. En el Antiguo Testamento se había permitido el divorcio en algunos casos tolerando la debilidad, pero, para Jesús, el plan original de Dios es el de la fidelidad hasta la muerte. La expresión “una sola carne” o “una sola persona” significa que los dos comienzan a luchar por los mismos intereses, como si fueran una sola cosa. Están llamados a compartir los mismos sueños, de tal modo que, si uno sufre, sufren los dos y, si uno se alegra, los dos se llenan de gozo. Que hoy sean tan comunes las rupturas, y que comprendamos las situaciones difíciles, no debe llevarnos a olvidar este deseo de Dios en su plan de salvación.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.