Evangelio del día 10 de Julio 2018

Comentario del evangelio del día: (Mt 9,32-38)

Contemplemos a Jesús en este texto. El devuelve la voz al mudo, y así le permite volver a comunicarse. Luego no se queda esperando que vengan a pedirle ayuda, sino que sale, para volverse disponible en los rincones más olvidados y escondidos de su tierra. Enseña y cura por todas partes. Además, vemos que lo hace movido por una pasión interior: “sentía compasión”, percibía la angustia y dejaba que le doliera el corazón. ¡Ese es nuestro Señor! Al final Jesús explica que hacen falta “obreros” de Dios, personas dispuestas a dejarse llevar por Él para ayudar a la gente. Eso nos muestra que a veces no es que Dios no quiera ayudar a quien sufre, sino que algunos instrumentos humanos no están cumpliendo con su misión.

Dejar un Comentario

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.