Evangelio del día 10 de Julio 2018

Comentario del evangelio del día: (Mt 9,32-38)

Contemplemos a Jesús en este texto. El devuelve la voz al mudo, y así le permite volver a comunicarse. Luego no se queda esperando que vengan a pedirle ayuda, sino que sale, para volverse disponible en los rincones más olvidados y escondidos de su tierra. Enseña y cura por todas partes. Además, vemos que lo hace movido por una pasión interior: “sentía compasión”, percibía la angustia y dejaba que le doliera el corazón. ¡Ese es nuestro Señor! Al final Jesús explica que hacen falta “obreros” de Dios, personas dispuestas a dejarse llevar por Él para ayudar a la gente. Eso nos muestra que a veces no es que Dios no quiera ayudar a quien sufre, sino que algunos instrumentos humanos no están cumpliendo con su misión.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.