Evangelio del día 12 de mayo 2019

Evangelio del día 12 de mayo 2019

El evangelio del día nos cuenta que:

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno».

Cita del evangelio del día: Jn 10,27-30

San Francisco de Sales nos comenta este pequeño evangelio del día:

Tengo mucho interés, querida Filotea, de que en esto sigas mi consejo; porque este tema es uno de los medios más seguros para tu avance espiritual. Pon tu espíritu, lo más frecuentemente posible, durante el día en la presencia de Dios, piensa en lo que Dios hace y lo que haces tú, y verás sus ojos vueltos hacia ti, perpetuamente fijos en ti con un amor incomparable. 

Y entonces dirás: ¡Oh Dios mío, ¿cómo no te miro yo siempre, como Tú me miras? ¿Por qué piensas en mí tan a menudo, Señor, y yo no pienso en Ti?; alma mía, ¿en qué piensas? Tu sitio es Dios, y ¿dónde estamos? 

Los pájaros tienen sus nidos en los árboles y en ellos se recogen, los ciervos tienen sus matorrales para esconderse y ponerse a salvo y refrescarse en su sombra en verano; también nuestros corazones, Filotea, tienen que escoger cada día su sitio, bien en las llagas de nuestro Señor o en cualquier otro lugar cerca de Él para retirarse en las ocasiones y aligerarse de los problemas exteriores, estando como en el fuerte donde defenderse de las tentaciones. 

Feliz el alma que puede decir con verdad a nuestro Señor: «Tú eres mi morada de refugio, mi muralla segura, mi techo contra la lluvia y mi sombra contra el calor.» Recuerda por tanto, Filotea, retirarte varias veces durante el día en la soledad del corazón, aunque corporalmente estés en medio de conversaciones y asuntos. Esta soledad mental no la pueden estorbar las multitudes que puedan rodearte pues no rodean tu corazón sino tu cuerpo, mientras el corazón permanece sólo en la presencia de Dios. 

Las conversaciones no suelen ser ordinariamente tan importantes que no pueda uno retirarse de vez en cuando para poner el corazón en esta divina soledad.

Muchas gracias por tu atención y por haber leído este artículo hasta el final, solo me queda pedirte que ores por el sueño de Tekton, el Hogar de San José. Estamos intentando abrir este hogar, que pretende ser un hogar de misericordia, para ayudar a las personas necesitadas, un hogar para acoger a los pobres y darle los medios para encontrar un trabajo, una estabilidad. Pero además que el paso por este hogar signifique un encuentro con Cristo, un acercamiento a la vida de la gracia de Dios. Por todo ello, te pedimos oraciones para que este hogar sea una realidad, y te informes de este hogar y si puedes ayudarnos, no solo con tus oraciones, qué es lo más importante, sino también con tu donativo. Muchas gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.