Evangelio del día 15 de diciembre 2018

Juan el Bautista aparece como el gran profeta que invita a la conversión. Las autoridades terminaron eliminándolo por las exigencias que planteaba, e “hicieron con él cuanto quisieron”. Era de esperar que lo mismo ocurriera con Jesús. Aquellos que se negaban a todo cambio, que querían seguir aferrados a sus costumbres y vicios, no toleraban la palabra profética que invitaba a una vida diferente. Este texto muestra las resistencias que hay frente a toda palabra que invita a modificar las cosas establecidas, frente a todo testimonio que llame a cambiar el estilo de vida. Cada uno de nosotros puede ser parte de esa resistencia a la llamada de Jesús, que no quiere dejarnos iguales. En el fondo preferimos dejar las cosas como están y evitamos lanzarnos a lo que todavía no sabemos controlar.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.