Evangelio del día 14 de diciembre 2018

Critican a Jesús por ser un “glotón y bebedor, amigo de gente de mala fama”. Él no acepta esa crítica, pero reconoce que no es un asceta como Juan el Bautista, sino que “come y bebe”. Él se junta con todos, participa de las fiestas, come y bebe vino como uno más del pueblo. ¿Hemos incorporado esto en la imagen que tenemos de Jesús? El Evangelio lo muestra como un Dios que no sólo se hace hombre, sino que se introduce completamente en el pueblo, que camina por los callejones de los pecadores, que trata con las prostitutas ante la mirada acusadora de los moralistas, que sale a comer y a beber con los rechazados por la sociedad. El nos llama a seguir también este ejemplo, no nos propone que seamos jueces separados del pueblo.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.