Evangelio del día 19 de Noviembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 18,35-43)

Bartimeo gritaba junto al camino. Los demás avanzaban, seguían con sus proyectos. El ciego esperaba a Jesús con fe, con el corazón confiado. Jesús se acercó a él en actitud de diálogo, para enseñarnos que también con un ciego despreciado se puede conversar. A esos que querían que dejara de molestar, Ies mostró que un hermano necesitado no es una molestia. También hoy Jesús pasa por nuestras vidas y nos dirige esa pregunta cargada de amor: “¿qué quieres que haga por ti?”. Y cada uno de nosotros puede derramar en su presencia las preocupaciones más profundas. Aunque a veces el Señor parece lejano e inaccesible, y nos sentimos ciegos, nos invita a gritarle con confianza, para que Él actúe: “Por tu fe has sido sanado”. La fe del ciego le permitió alcanzar una vida mejor.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.