Evangelio del día 2 de Noviembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 23,33.39-43)

Jesús nos ama y quiere darnos vida después de la muerte, resucitarnos. Él estará con los brazos abiertos para recibirnos, y promete: “a los que vienen a mi no los echaré fuera”. Quiere que ninguno se pierda porque vino a salvar, a rescatar, a dar vida. Esto alimenta nuestra esperanza y nos permite orar por los difuntos. Nuestro amor no llega sólo a las personas que vemos y tenemos cerca. Llega también a quienes no vemos porque están en otro lugar de la tierra, o porque ya no están aquí. La oración también tiene esa amplitud, quien ama no puede olvidar a los que ya murieron. La oración por los difuntos es una de las grandes obras de misericordia que recomienda la Iglesia. Hoy todos nos unimos en ese gesto.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.