Evangelio del día 3 de Noviembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 14,1.7-11)

Algunos fariseos deseaban mucho ser admirados y reconocidos. Cuando se reunían en un banquete, podemos imaginar a varios de ellos tratando de estar cerca del jefe, en un lugar destacado. Imaginemos la incomodidad de Jesús, humilde y sencillo, en medio de tanta superficialidad mundana. Él nos invita a buscar el último lugar para evitar una carrera desgastante de vanidades, temores y competencias. Quien busca el primer lugar se expone a fracasos dolorosos y a situaciones tristes. Pero no es fácil liberarse. Para los que llevan toda la vida preocupados por la mirada de los demás, cuesta mucho superar este vicio y alcanzar la libertad espiritual. Hace falta pedir constantemente la ayuda de Dios, hasta que sólo nos interese lo que somos ante sus ojos, y nada más.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.