Evangelio del día 26 de Septiembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 8,19-21)

El creyente elige cómo vivir. Si sólo quiere tener un sentimiento religioso, puede optar por la vanidad humana. Pero si además quiere ser discípulo, no le queda más que llevar la vida desprendida y desinteresada que le propone Jesús. Los discípulos viven revestidos del poder del Señor, pero no apoyados en riquezas ni seguridades del mundo, están libres frente a los bienes y a la apariencia, caminan en plena caridad con los más pobres y abandonados. Deben llegar a todos, pero evitando contagiarse con las malas costumbres y a indiferencia de algunos lugares. Allí tienen que sacudirse el polvo de los pies, para que no les llegue al corazón el desprecio de los incrédulos. San Pablo realizaba ese gesto para no perder el entusiasmo por las contrariedades del mundo (ver Hch 13,51).

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.