Evangelio del día 27 de Septiembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 9,7-9)

Herodes Antipas era admirador de Juan el Bautista; pero eso no impidió que lo encarcelara y lo hiciera decapitar cuando estuvieron en juego sus intereses personales. Él escuchaba decir cosas maravillosas acerca de Jesús y por eso tenía ganas de verlo. Más adelante, se alegró mucho cuando le llevaron a Jesús, pero el motivo era que esperaba verle hacer algún milagro. Era el típico caso de esas personas abiertas a lo espiritual, capaces de admirarse delante de una buena predicación o frente a las manifestaciones de Dios, pero incapaces de cambiar de vida. Todo está muy bien, mientras no pretendan modificar mis intereses ni mi forma de vivir. Pensemos entonces en si le estamos permitiendo a la Palabra de Dios que interpele nuestra vida, o si sólo pretendemos que esté al servicio de nuestros caprichos.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.