Presentación del libro: Migajas divinas

Presentación del libro: Migajas divinas

Presentación del libro: Migajas divinas

El Padre Pacco Magaña colaborador de Tekton de la sección del Blog del Sagrado Corazón de Jesús ha escrito un libro que os recomendamos comprar y leer. Este artículo es la presentación de este maravilloso libro que esperamos que podáis leer.

Titulo del Libro: Migajas divinas.

El Pan es Jesús, él es el alimento completo.

Hace muchos años me dedico a escribir. He publicado muchas reflexiones desde el año 1987. Quizás desde antes. Lo mismo en periódicos locales como en experiencias de mi querida Arquidiócesis de san Luis Potosí. Recuerdo el Boletín ENCUENTRO, El Observador de la Actualidad y el Pulso, diario de San Luis.

Recuerdo que desde el Seminario hacíamos experiencias literarias con Mons. Vargas (Obispo Auxiliar de México); él juntaba a algunos seminaristas, amantes de las letras y hacíamos escritura experimental. Él siempre insistía: “lea, lea, ahora que puede, porque en el ministerio ya no podrá hacerlo con la facilidad que pudiera hacerlo hoy”. De él aprendí que no debo estar sin letras, ya leídas ya escritas, ni un solo día.

Desde que se fundó el Semanario La Red, en la Arquidiócesis de San Luis Potosí, he publicado ininterrumpidamente en todas y cada una de las ediciones. Me gusta hacerlo. Me gusta compartir mis reflexiones en torno a la Palabra de Dios pero también las que se tratan de la vida cotidiana y de la fe; me gusta compartir mis meditaciones; creo que, en el lenguaje sin complejidad que suelo usar, no falta cierta profundidad. Creo que las cosas que escribo, que me son útiles a mí, pueden serle de utilidad también a otros; algo así como san Ignacio de Loyola que, luego de escribir sus famosos Ejercicios Espirituales, fruto de su reflexión y de su interioridad, quería compartirlos con otros y se dedicaba a la enseñanza de estos ejercicios con jóvenes. De la misma manera pienso que las cosas que escribo pueden serle de ayuda a alguno que lea mis pensamientos.

Me gusta expresarme; me gusta hacerlo con sencillez, como se escriben los cuentos, porque sé o confío que de esta manera cualquiera puede entender las propuestas que hago; he querido evitar toda clase de lenguaje confuso, de ideas intrincadas, para que todo y cualquier lector se encuentre conmigo en una especie de diálogo silencioso.

Suelo interpretar la Sagrada Escritura también de manera sencilla; me gusta hacerlo como si yo mismo estuviera presente en medio de la escena bíblica; como si mirara por todas partes y encontrara algo novedoso, algo que no todos ven; y detenerme a disfrutar de esta contemplación y pensar en ella y compartirla luego con mis lectores.

No pretendo hacer Teología de las alturas, sino de comprender mi fe desde aquí abajo; y es que de esta manera creo que me puedo acercar más a los misterios incomprensibles de la sagrada revelación; al final se trata de esto: que el Señor se nos revela en su Palabra, que él ya bajó para que lo conozcamos; y las palabras de los evangelios que llego a comentar son, ya no cosa mía, sino mi experiencia personal de fe, que, aprovechando que el Señor baja, nos revela al mismo tiempo las alturas de las que él desciende para que lo conozcamos.

Finalmente me decidí a escoger algunas de las meditaciones que he publicado anteriormente y en diferentes etapas de mi vida como articulista y he compuesto las “Migajas Divinas”. Cuando me decidí a hacerlo pensé que, en efecto, debe haber algún puñado de personas que leen las cosas que escribo continuamente en el semanario La Red, y sé que también, al final, el destino de un periódico es, no pocas veces, el cesto de la basura o el reciclaje de muchas maneras, doméstico, comercial, etc.; y las cosas que escribo, luego de servir un par de semanas, son desechadas, irremediablemente. No dudo que haya coleccionistas que guarden cuidadosamente los ejemplares, pero, en general, pienso que el destino final de un periódico es el olvido.

Pensaba entonces en aquellas cosas que escribo y su terrible final y por ello es que me decido a publicar estas mismas reflexiones (una parte de ellas), en un libro, pensando que en este formato, podrán sobrevivir un poco más, pues, ¿quién tira un libro? Creo que nadie. Aunque es muy probable que este libro termine también en un estanquillo, en un bazar o en una librería de segunda mano, pero finalmente sobrevivirá o tendrá un mejor destino que un periódico. Estas reflexiones son una manera de extender mi predicación. Las llamo Migajas Divinas porque Migajas son restos de pan; restos de pan que quedan luego de partirlo. Quise llamar “Migajas Divinas” a este pequeño libro puesto que está compuesto de pequeños restos de pan, del Pan que es la Palabra de Dios. Pero en realidad se trata solo de migajas puesto que:

El Pan es Jesús, él es el alimento completo.

Las Palabras dichas por Jesús son rebanadas de ese pan celestial, que aprovecharon y escucharon las multitudes y los Apóstoles.

A esta partición le siguen, por decirlo así, pequeños pedazos, como los de los doce canastos de la multiplicación de los panes, los cuales serían los evangelios, pues recogen con sencillez la predicación del evangelio del reino predicado por Jesús y transmitido oralmente en el principio…

Y mis breves meditaciones serían apenas polvo de ese pan que es la Palabra Divina, ya que son pequeñísimos pedazos de aquel pan que se ha entregado al mundo y del cual los hombres han aprovechado apenas pequeños trozos.

Sin embargo, deseo entrañablemente que quienes puedan leer estas meditaciones, quienes puedan probar estas migajas, encuentren motivos para creer, cada vez con mayor fuerza, en Jesús; deseo que, habiendo leído estas consideraciones, puedan tener cada vez más hambre de aquel Pan que es la Palabra de Dios y que, a su vez, mediten en su fe y crezcan mucho más en el conocimiento y disfrute de ese Pan del cielo que es Jesús.

Y todo lo que está escrito aquí surge, pues, de la experiencia de fe, de la Sagrada Escritura, de la vida, de lo cotidiano, las tecnologías de comunicación y los valores, el reino de los cielos, la resurrección y la urgente tarea de la evangelización.

Felices lecturas.

Aquí se puede comprar el Libro Migajas Divinas Libro Migajas Divinas.

P. Pacco Magaña.

 

Tu donativo hace posible nuestra labor apostólica. Necesitamos que sigas ayudándonos con tu oración y si es posible con un pequeño donativo mensual o puntual. Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.