Santa Teresa de Jesús de Ávila recomienda el uso del agua bendita para ahuyentar demonios

Santa Teresa de Jesús de Ávila recomienda el uso del agua bendita para ahuyentar demonios

Santa Teresa de Jesús de Ávila recomienda el uso del agua bendita para ahuyentar demonios

La Iglesia usa El agua bendita desde hace muchos siglos, los primeros cristianos, según los testimonios que nos han llegado, ya la usaban. La Iglesia también recomienda que se use fuera de la Liturgia, como un medio para alejar las tentaciones del diablo, para atraer bendiciones celestiales sobre las casas, el campo, el trabajo, las personas, etc, como nos dice Cardenal Francesco Roberti, en el Diccionario de Teología Moral, y añade, que la costumbre de los fieles de usar este sacramental hizo que se pusiera a las entradas de los templos la llamada pila del agua bendita.
Santa Teresa de Jesús tenía una gran devoción al agua bendita, y su ejemplo, nos puede ayudar a aprender a usar este poderoso sacramental. Nos dice la santa en el Libro de la vida “Debe ser grande la virtud del agua bendita. Para mi es particular y muy conocida consolación que siente mi alma cuando la tomo” Para Santa Teresa de Jesús, por tanto, el agua bendita es un sacramental que tiene una grande virtud, es decir, un gran poder.
En una de sus cartas Santa Teresa de Jesús escribe a una persona: Este temor que dice, entiendo cierto debe ser que el espíritu siente el mal espíritu, y aunque con los ojos corporales no lo vea, débele de ver el alma, o sentir. Tenga agua bendita junto a si, que no hay cosa con que más huya. Esto me ha aprovechado muchas veces a mi.” Santa Teresa da testimonio de que el agua bendita le ha hecho mucho bien, le ha ayudado mucho.

Santa Teresa de Jesús de Ávila:


También nos dice que no hay nada como el agua bendita para hacer huir a los demonios y evitar que regresen. Fíjense ustedes el poder que ejerce sobre los malos espíritus el agua bendita, según nos cuenta la santa doctora de la Iglesia. En concreto, la santa nos cuenta, que una vez, mientras estaba orando, se le apareció una abominable figura, este ser maligno se apareció varias veces a la santa. Ella trató de asustar a este ser con el signo de la cruz, y el demonio marchaba, pero regresaba. La santa usó agua bendita y nunca más retornó.


El demonio, en una ocasión, atormentó a Santa Teresa durante cinco horas con terribles dolores y desasosiego interior y exterior, que no sabía si podía soportar más. Las que estaban con ella estaban espantadas y no sabían qué hacer. Santa Teresa de Ávila solo encontró descanso cuando arrojó agua bendita al lugar donde vio a un demonio cerca. “Tras muchas ocasiones, tengo la experiencia de que no hay nada como el agua bendita para hacer huir a los demonios y evitar que regresen. De la cruz también huyen, más vuelven. Debe ser grande la virtud del agua bendita.”


Es importante que aprendamos de este testimonio de Santa Teresa de Jesús el fuerte efecto que tiene el agua bendita sobre los demonios. Hoy día, por desgracia, vemos como en muchas iglesias se ha retirado el uso de este gran sacramental. La costumbre de usar agua bendita, que como hemos indicado al principio se remonta a los primeros cristianos, ha sido retirada de muchos templos, movidos por ideas modernas, que no tienen su fundamento en las enseñanzas de los primeros cristianos, y la tradición de la Santa Iglesia.


Recordemos, a parte del testimonio de Santa Teresa de Jesús sobre el uso del agua bendita, que ésta es un sacramental, y los sacramentales producen efectos muy necesarios para las almas pues obtienen gracias actuales, pueden perdonar pecados veniales, pueden perdonar toda o parte de la pena temporal debida por los pecados pasados, nos obtienen gracias temporales si son convenientes para nuestra salvación.
Y recordemos también los principales efectos del agua bendita. Si te santiguas con agua bendita consigues tres efectos: atrae la gracia divina, purifica el alma y aleja al demonio.

% Santa Teresa de Jesús de Ávila recomienda el uso del agua bendita para ahuyentar demonios

BENDICIÓN DEL AGUA (Solo por un sacerdote)
Te exorcizo, agua, en nombre de Dios Padre, en nombre de Jesucristo su Hijo nuestro Señor, y con el poder del Espíritu Santo, para que seas agua exorcizada y ahuyentes todo poder del enemigo.


Oh Dios, atiende nuestra oración e infunde la fuerza de tu bendición a esta agua para que, al ser derramada en las casas y en cualquier otro lugar, éstos queden libres de toda influencia del mal y del maligno; y se aleje de estos lugares cualquier influencia maligna de maleficios, maldición, atadura, espiritismo…, de modo que los que vivan en este lugar o vengan aquí, por la aspersión de esta agua, queden libres de cualquier enfermedad o poder del enemigo infernal y sean defendidos por el poder de Jesucristo.
Amén.

Muchas gracias por tu atención y por haber leído este artículo hasta el final, solo me queda pedirte que ores por el sueño de Tekton, el Hogar de San José. Estamos intentando abrir este hogar, que pretende ser un hogar de misericordia, para ayudar a las personas necesitadas, un hogar para acoger a los pobres y darle los medios para encontrar un trabajo, una estabilidad. Pero además que el paso por este hogar signifique un encuentro con Cristo, un acercamiento a la vida de la gracia de Dios. Por todo ello, te pedimos oraciones para que este hogar sea una realidad, y te informes de este hogar y si puedes ayudarnos, no solo con tus oraciones, qué es lo más importante, sino también con tu donativo. Muchas gracias y que Dios te bendiga.

Aquí puedes ver el primer capítulo de la una serie de ocho partes en las que conocerás en formato película la vida de esta gran santa española.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.