Si eres masón no puedes comulgar

Si eres masón no puedes comulgar

Hay mucha confusión respecto de este tema. Muchos no tienen claro que no se puede ser masón y católico, son incompatibles. Parte de la confusión está en el hecho de que en el anterior derecho canónico se prohibía al católico expresamente la pertenencia a la Masonería, sin embargo, desde el 25 de enero de 1983 la legislación en la Iglesia se rige por el Código de Derecho Canónico promulgado por el Papa San Juan Pablo II, que en su canon 1374 indica que Quien se inscribe en una asociación que maquina contra la Iglesia Católica debe ser castigado con una pena justa, quien promueve o dirige esa asociación ha de ser castigado con entredicho.
Vemos como desaparece la referencia expresa a la masonería, esto dio a entender a muchos que la Iglesia empezaba a permitir a los católicos formar parte de la masonería, y que por tanto, no eran incompatibles masonería y cristianismo.
Para aclarar esta confusión entre los fieles católicos la Congregación para la Doctrina de la fe, hizo pública la Declaración sobre la masonería el 26 de noviembre de 1983, en la que se deja clara la actual postura de la Iglesia Católica respecto a la masonería, y por tanto, se da luz para que el católico comprenda en profundidad el canon 1374 del actual Código de Derecho Canónico. Veamos lo que aparece en esta declaración de la Congregación para la doctrina de la fe.
La congregación afirma que no ha cambiado el juicio negativo de la Iglesia respecto de las asociaciones masónicas, porque sus principios siempre han sido considerados inconciliables con la doctrina de la Iglesia¸ y por tanto, afirma con total claridad que la afiliación a las mismas sigue prohibida por la Iglesia. Y la razón por la que el fiel católico que se hace masón no puede comulgar, no puede acercarse al sacramento de la comunión es porque, según afirma la congregación, los fieles que pertenezcan a asociaciones masónicas se hallan en estado de pecado grave y no pueden acercarse a la santa comunión.
Esta declaración de la Congregación para la Doctrina de la fe fue aprobada por el Papa San Juan Pablo II, ratificando las palabras de esta congregación respecto de la masonería. Y esta sigue siendo en el presente la postura de la Iglesia Católica. Por tanto, afirmamos con claridad lo que la Iglesia Católica enseña, UN MASÓN NO PUEDE COMULGAR, PORQUE ESTÁ EN PECADO GRAVE.
¿Y porqué peca gravemente el que pertenece a la masonería? Entre otras cosas, podemos afirmar con seguridad, que entrar en la masonería implica aceptar los principios que informan esta asociación, principios que son contrarios a los revelados por Jesucristo y enseñados por la Santa Iglesia Católica. Aparentemente, si uno se informa de los fines de la masonería puede parecerle loables y buenos pues hablan de Fraternidad Universal, hablan de respeto a sí mismo y a los demás, hablan de la buena voluntad, de la razón, de la virtud, conceptos que en principio no parecen contrarios a simple vista a la doctrina católica. Pero debemos entender que toda esta palabrería no es más que el disfraz de oveja que lleva puesto el lobo de la masonería, el peligro radica en los pensamientos profundos. Para entender con profundidad cuáles son esos conceptos perniciosos que llevan al pecado grave, es bueno leer la encíclica de León XIII, Humanum genus, donde se explica en detalle el pensamiento más profundo de esta asociación anticatólica.
León XIII en Humanum genus afirma con claridad que el fin de la masonería es destruir el Cristianismo, y fundar en su lugar una religión naturalista. Ciertamente, esta es la esencia de la masonería. Algunos tienen confusión porque afirman conocer a masones que no quieren acabar con el cristianismo, y de esta forma llegan a concluir que es mentira lo que afirma el papa León XIII, pero no nos debemos dejar engañar, es posible que haya personas que están dentro de la masonería y que no hayan entrado con el objetivo de acabar con la Iglesia, sino que simplemente se han dejado engañar por el disfraz de la masonería, se hayan dejado engañar por esa Fraternidad Universal de la que hablan, y otras cosas parecidas, el mismo papa era consciente de esto por eso afirma que esto que hemos dicho debe entenderse de la secta masónica considerada en sí misma, no de sus secuaces particulares, en cuyo número puede haber no pocos que, aunque culpables de haberse metido en congregaciones de este tipo, sin embargo, no toman directamente parte en sus malas obras e ignoran asimismo su objetivo final.

Tu donativo hace posible nuestra labor apostólica. Necesitamos que sigas ayudándonos con tu oración y si es posible con un pequeño donativo mensual o puntual. Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.