“El Pintor de tu alma” – Blog del Sagrado Corazón de Jesús

“El Pintor de tu alma” – Blog del Sagrado Corazón de Jesús

“El Pintor de tu alma” – Blog del Sagrado Corazón de Jesús:

 

“No hay nadie que quiera más a los pecadores que Jesucristo y yo”
Eso decía San Francisco de Sales cuando le recriminaban que dedicara tanto tiempo en las confesiones 1
San Francisco de Sales fue el sacerdote con el que a todos nos gustaría confesarnos, siempre dado a la escucha con atención y bondad.
Y si San Francisco de Sales era imitador de Nuestro Señor Jesucristo en su bondad, en su paciencia y en su dulzura, imagínense tales virtudes venidas del Corazón de Jesús.
¿Cuántas veces nos hemos puesto a contarle a nuestra (o) mejor amiga (o), nuestras penas, aciertos y hasta nuestros errores y cosas muy fuertes?, y al finalizar la plática con ese amigo te sientes… a lo mucho desahogado, y solo por poco tiempo.
No es en definitiva el mismo efecto que tienes en una confesión, y por mucho los efectos de ésta son realmente fructíferos, no solo para tu salud mental, incluyendo la de tu corazón, cuerpo y alma, y la de tu salvación que es lo mejor. Por todas estas gracias también la conocemos como uno de los “Sacramentos de curación”.
Dice San Francisco que “nadie ama más a los pecadores que Jesucristo, y él”; siendo él en este caso solo el pincel con que el Pintor realiza su obra, enfoquémonos en el Pintor, que es Jesús, y es en Él en quien debes pensar cuando vayas al Sacramento de la Confesión, no, no lo hagas pensando en los pinceles pues son únicamente los instrumentos, pon tu mente y tu corazón en el Pintor y que tú alma es ese lienzo donde el Señor comenzará a pintar, pero para lograr esto necesita que Él mismo la deje blanca, puesto que los colores pintados así son tan brillantes y tienen un resplandor muy diferente que al pintarse sobre uno gris y sucio.
Algo así sucede con la confesión, la veo como un acto de amor, puesto que solo quién ama intensamente perdona y no vuelve a recordar las ofensas que le hicieron, nadie tiene amor más perfecto que Jesús, y nadie tiene perdón más perfecto que Jesús, su amor por ti no cesa; y haz de recordarlo siempre.
Duélete de tu pecado, si, llévale tu corazón contrito, pero acude con la confianza de que vas a confesarte ante el Soberano Amor, y que es Él quién te escucha es Él quién te perdona.
No vayas con miedo y jamás pienses que no te van a dar la absolución, o lo que vaya a pensar el sacerdote, o como le vas a decir tu pecado, o por qué con el sacerdote si es “así o asa”, pues si a tus amigos se los cuentas, y sin buen fruto que obtengas, por más grande que sea tu pecado, por más apenado que te sientas, piensa en el pintor que te espera, amor, paciencia, dulzura y bondad Suprema, que ya desde antiguo Él mismo lo confiesa:

“Aunque fuesen tus pecados rojos como la grana, como nieve blanquearán; y así rojeasen como el carmesí, como lana quedarán” Is, 1, 18.

1. Cfr. San Francisco de Sales a través del Cristal, pág. 35.

Escrito para el Blog del Sagrado Corazón de Jesús.
Un artículo de Leticia Martinez. Guardia de Honor del Sagrado Corazón en SLP. Mexico.

 

Necesitamos de tu ayuda para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

 

 

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.