Evangelio del día 27 de Noviembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 21,5-11)

Dios, en definitiva queda sólo Él. Dios, el único absoluto e indispensable. Hasta algunas cosas bellas de la religión pueden distraernos cuando el corazón en realidad no sale de sí en una adoración sincera. En la época de Jesús, algunos creían que, por tener un templo bello, ya estaban cerca de Dios, pero sus corazones quizás estaban muy lejos. Jesús anunciaba que el templo sería destruido, que no quedaría piedra sobre piedra. A esos que admiraban el templo, les dijo que finalmente todo terminaría. No interesa saber cuándo. Lo importante es vivir con esa conciencia para aferrarse al único Dios infinito y eterno, al que no pasa y no se desgasta con el paso del tiempo. Sólo Él es el fin último, el sentido definitivo de la vida. No conviene olvidarlo.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.