La devoción al Sagrado Corazón desde la Biblia hasta nuestros días

La devoción al Sagrado Corazón desde la Biblia hasta nuestros días

La devoción al Sagrado Corazón desde la Biblia hasta nuestros días

La santísima Madre de Jesús participó de todos los sufrimientos de su hijo en un sentido interior místico. Ella mas que nadie conocía el Sagrado Corazón de su Hijo Jesús. El discípulo amado, San Juan, reposó su rostro sobre el corazón de Jesús, tal como el evangelio nos transmite. 

San Agustín de Hipona nos dice que San Juan bebió de los secretos más profundos e íntimos del Corazón de Jesús. Varios santos nos hablan de él y de sus secretos.

El beato Guillermo de San Thierry, que vivió en la edad media, afirma que debemos entrar de lleno en el Corazón de Jesús, en el Santo de los Santos.

Santa Lutgarda, una de las primeras a hablarnos de él y de esta devoción, vio a Jesús mostrándole la herida de su costado y dandole su Corazón a cambio del de ella.

San Buenaventura escribía, sobre el Corazón de Jesús, que es fuente viva: “¡Qué bueno es habitar en tu Corazón, oh Jesús!”. 

Santa Gertrudis de Helfa tuvo una experiencia mística en la que pudo recostar su cabeza sobre el Corazón de Cristo y escuchar sus latidos. Durante esta visión, vio a San Juan Evangelista y le preguntó que porque no había hablado del Corazón de Jesús si él también, tal y como dice el evangelio, recostó su cabeza sobre él. El evangelista le respondió: Mi misión fue la de hablar de la Palabra del Verbo encarnado pero la de hablar del Sagrado Corazón de Jesús fue reservada para el fin de los tiempos. A esta voz, el mundo, debilitado en el amor a Dios, se renovará y será inflamado en la Llama del Amor Divino.

Algo poco conocido es el hecho de que la primera entronización de una imagen del Sagrado Corazón de Jesús fue en 1539 por un cartujo llamado Lanspergio, que recomendó entronizarla en los hogares. 

Tengo una ahijada de menos de 10 años que explica que el día de su primera comunión vio a Jesús dándole su Corazón y cambiándolo por el de ella. También Santa Magdalena de Pazzi tuvo la experiencia mística de intercambiar su corazón con el de Nuestro Señor. 

No podemos olvidarnos de San Francisco de Sales, obispo y doctor de la Iglesia, que fue un gran difusor de esta devoción.

Otro gran difusor fue, sin duda, San Juan Eudes (†1680) que consiguió que la devoción fuera pública, mediante su inclusión en el Oficio Divino, y que se estableciese una fiesta en su honor.

Pero la mayor difusión hasta nuestro días viene dada por Santa Margarita María de Alacoque (†1690), monja salesa del monasterio de Paray-le-Monial, a quien Jesús se le apareció para revelarle los deseos de su Corazón y confiarle la tarea de propagar esta devoción. 

Oficialmente, es en 1856 cuando el Papa Pío IX extendió la fiesta del Sagrado Corazón a toda la Iglesia.

Este artículo se encuentra en vídeo en el canal del Sagrado Corazón.

Muchas gracias por tu atención y por haber leído este artículo hasta el final, solo me queda pedirte que ores por el sueño de Tekton, el Hogar de San José. Estamos intentando abrir este hogar, que pretende ser un hogar de misericordia, para ayudar a las personas necesitadas, un hogar para acoger a los pobres y darle los medios para encontrar un trabajo, una estabilidad. Pero además que el paso por este hogar signifique un encuentro con Cristo, un acercamiento a la vida de la gracia de Dios. Por todo ello, te pedimos oraciones para que este hogar sea una realidad, y te informes de este hogar y si puedes ayudarnos, no solo con tus oraciones, qué es lo más importante, sino también con tu donativo. Muchas gracias y que Dios te bendiga.

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga. 

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.